13 de octubre de 2012

Entrevista al cantaor Manolo del Río. 30 de Septiembre de 2012


¿Como ha sido su carrera artística, Manolo?


   Mi lío artístico es muy largo y  para mi bueno, he tenido suerte; no soy un cantaor de flamenco por que no lo soy. Yo soy un poco polifacético, toco varios palos.

   Empecé en los cines de Barcelona en 1952, que se hacían dos películas y variedades, entre pelicula y pelicula, cinco artistas que íbamos y de ahí me salió un mes para el Barcelona de noche en la calle las Tapias y después un contrato para la revista "Mujeres o diosas" con Lina Morgan y Quique Camoiras en el 55 con el que estuvimos tres años dando vueltas por España.

"Mujeres o Diosas" (1956-1958)

   A los tres años se terminó y me retiré de, bueno, no me retiré; hacía sábados y domingos pero me tuve que poner a trabajar en una fábrica de harina porque claro, el artisteo para sábados y domingos no daba para vivir, ya estaba casado; y entonces me salió un contrato para el tablao flamenco de la Bodega del Toro, que ahora es la Sala Bagdag, que la dueña era la bella Dorita que ya murió, y allí estuve 17 años, todas las noches. De allí me salió un contrato para Oriente Medio, le pedí permiso a la Bella Dorita y me dijo: Te voy a dar permiso, por que yo estaba fijo allí, con la condición de que cuando vuelvas para España es aquí donde tienes que venir;  eso no hace falta que me lo digas, porque yo sé que tú vas a ganar más dinero allí que yo te puedo pagar, pues bueno, encantado. Pues fuí, estuve en Beirut durante tres meses, porque allí a los tres meses tienes que cambiar, irte a otro país tres meses y luego puedes volver y estar otros tres meses; bueno, y así estuve año y medio en Damasco, que entonces no había tanta guerra como ahora, en Abadán en fin, en tres o cuatro paises y cada vez que venía yo volvía a la Bodega del Toro.

Ir a descargar
Fandangos - Manolo del Río - Guitarra: Justo Fernández

   Luego me salió un contrato en París, estuve en un restaurante-espectáculo durante seis meses con un guitarrista, que también ha muerto, Pepe Haro. Y luego después, pues ya puse un bar y después del bar montamos una peña flamenca en Terrassa, entre un extremeño y un manchego, y estuvimos con la peña 23 años abierta, el Centro Cultural Manolo del Río.

   Pero yo me he recorrido todo lo que hay desde Mataró hasta casi Tarragona, todas la casas, todas la peñas flamencas que ha habido por aquí, Manolo del Río las ha pisado todas, todas, todas. Por eso, me han hecho muchas cosas, Andaluz del año y claro hay muchas gente, lo que pasa, que siempre hay un poquitín de envidia con el flamenco pero chico, yo no lo he pedido.

   Luego el Justo Molinero, yo iba a la emisora casi cada domingo y me decía de vez en cuando: Te tengo que llevar al Palau de la Música y claro, yo ya sabía lo que era el Palau y le decía: Si hombre, y después qué? Hombre, no era artista yo para ir al Palau de la Música. Pues me llevó, y además con un artista que yo lo adoro que es Juan Valderrama; cuando yo terminé de cantar, que me estaba escuchando y después iba él, me toco así en la barriga y me dice: Manolo, que buena voz y le digo, gracias; aquello se llenó y yo gusté mucho porque lo fuerte mío son las facultades que tengo yo, no sé como estaré hoy, llevo cinco meses sin cantar porque me pasó una cosa, porque yo no canto de garganta, yo canto de diafragma y lo que abuso es de aquí dónde tengo una úlcera en el estómago

¿Cuando empezó usted a cantar, a que edad?

   Yo he cantado siempre, de niño ya cantaba; yo era pastor en mi tierra en Alcubillas un pueblo al lado de Valdepeñas, en Ciudad Real y yo cantaba por aquellos bosques pues figurate, siempre.

   Esa ha sido mi vida artística, yo siempre le decía a mis amigos, algunos que cantan muy bien, este que viene conmigo, Pepe Hoyos, éste canta muy bien, pero que muy bien, está Blas Maqueda, que lo conocerás también y otros, los que más hemos venido a final de año era Manolo… no me acuerdo que más. Ese tenía aquí lo que no estaba escrito y se le ha ido, se le ha ido el chiflio.

¿Con que edad vino usted a Cataluña?

Yo nací en 1928 y los dos primeros años que estuve fueron el 47 y 48, me volví y al año yo me hice novio con la mujer que tengo, que era de mi pueblo, viviamos casa con casa y ella y su madre se vinieron en el 49 a Sabadell a servir, a ganarse la vida porque mi suegra era viuda de guerra, y mi mujer estaba sirviendo allí ganando cuatro perras chicas y había amigas suyas que estaban ganando un dinerillo y decía: Esas, que no han sido como yo para trabajar, porque en su casa lo han tenido bien se están ganando la vida y yo voy a estar aquí ganando diez pesetas cada mes que le daban allí y se vino con la madre, yo ya era novio y me había venido antes que ella, porque no había trabajo allí y me fui a Valencia que estaba una hermana mía, pasaron por Alcira y ellas se vinieron para Sabadell. Y a los tres o cuatro meses yo estaba haciendo un poco el “pendón” y claro, yo era novio y ella estaba en Sabadell y como dice el refrán “tiran más dos tetas que dos carretas” y yo hacía un poco el tonto.

  En mi casa la querían mucho a mi mujer, mi padre y mi madre, que en paz descansen, y me mandaba cartas y yo no respondía, y un dia me mandaron una carta certificada y mi padre me abrió la carta, al ser certificada y me dijo toma, lee esa carta. Lo único que me decía mi mujer era que mira, como no tenemos ninguno porque echarnos achaques de nada y era verdad porque lo único que le había dado a mi mujer, a mi novia, era un beso que le dí cuando la despedí en la estación de Valencia y llevábamos cuatro días y en los pueblos ya sabes lo que pasa, hay que andar por la ventana. Y me decía toma tu foto, tú me das la mía y aquí se acabó todo y entonces dijo mi padre: ¿que vas a hacer? Y dije nada, que si me buscas trabajo mañana me voy a Sabadell. Habló con unos amigos míos que estaban en una granja, por eso yo me llamo “El niño de la Granja” de primer nombre artístico, hablaron con el dueño y les dijo: ¿Y como es él en el trabajo? ¿Es como vosotros? O mejor. Porque mi padre ha sido trabajador siempre del campo y yo sabía de lo que iba todo y así me vine el 3 de abril del año 50 y al día siguiente ya estaba en la granja, dos años que estuve allí hasta que vino el artisteo mío.

¿Como fueron sus inicios artísticos?

   Yo empecé haciendo concursos de amaters en mi barrio, en Ca n'Oriac, donde yo vivo, en una plaza que ahora le llaman la Plaza del Pino, que es muy famosa, y lo gané. Luego salió el del cine Diana, que éramos veinte artistas y el único que no era flamenco era yo, y cuando te diga lo que yo canté en el concurso, me acompañó un guitarrista que era valenciano, “Juanito el Chufas” se llamaba, que luego me ha tocado Ernesto Chufas y el padre también, en un primer premio que me llevé en la Plaza de toros de Valencia.

   Cuando yo gané el concurso en el Diana, salieron siete artistas y yo ya iba cobrando 125 pesetas, fuera de concurso, con estos siete artistas montaron un espectáculo, que lo montó el Niño de Cartagena, y salimos un mes de turné y en cada sitio que íbamos durante el mes hacían un pergamino para el que más le gustaba al público y me llevé 29 y donde me pusieran era de escándalo, pobrecito al que venía detrás de mi y no es ronear. Y te lo puede decir uno que hizo una canción cuando la riada de Terrassa, no me acuerdo como se llamaba, era de la parte de Jaén y estábamos en la puerta del Ruzafa en Valencia que estábamos cantando y estábamos sentados un día tomando un café y no hacía nada más que mirarme y le digo: ¿que miras?, ¿Es que tengo monos en la cara o que? No. ¿Entonces porqué miras tanto? Porque eres un cantamañanas. Y me levanto y le digo: Hombre, ¿porque me dices eso? Esperate, ¿que estamos esperando aquí? Hombre, estamos esperando para ir a la emisora. ¿Y quien canta por las mañanas en la emisora si no eres tú, mamón? Ja, ja, me dice; y es verdad, no podía cantar ninguno por la mañana.

Manolo del Río  y Justo Fernández


   En eso entra la mujer de Manolo del Río y le dice: Este es el que yo te decía, que es uno de los mejores guitarristas de Cataluña, refiriéndose a Justo Fernández que andaba por allí templando su sonanta, preparando en el patio de la Peña Juan de Arcos de Badalona el homenaje que se le iba a realizar a Manolo del Río esa mañana. Antonio Bienvenida le pregunta: ¿Usted también entiende de eso? Y Manolo le dice: Como no va a entender si la tengo a mi lado desde que tenía 17 años.

Ir a descargar
Verdiales y Rondeña - Manolo del Río - Guitarra: Justo Fernández 


¿Hace usted algo para conservar la voz?

   Yo no he hecho nunca nada para cuidarme la voz. Cuando yo empecé a cantar con Lina Morgan y Quique Camoiras estaba Emilio Vendrell que su padre cantaba Zarzuela y me decía muchas veces: Mira, Manolo, si a mi me dicen lo que haces tú con la voz y yo no te conozco, yo digo que es mentira, porque mis padres, cuando me llevaron a que me educaran la voz para el cante que yo he tenido, mi padre se gastó mucho dinero y tú lo haces, no te has gastado un duro y lo tienes de natural, y es verdad.

   He tenido la suerte de que el único concurso que yo he cantado que no he ganado, que he sido el segundo a sido en Valdepeñas, cerca de mi pueblo en la feria y yo, como estaba allí de vacaciones pues fui y me apunté y había tres o cuatro cantaores de Córdoba que eran los que cada año, se llevaban el premio, los mismos.

Entonces, ¿se puede decir que usted no ha sido profeta en su tierra?

   No he sido, no. A mi me dieron el segundo por medio punto, para deliberar dos horas, la pista llena de gente y no se levantaba allí ni Dios. A los dos años se fastidió el concurso, ya no lo hicieron más. La Mancha no es una tierra de flamenco, hay que reconocerlo, y allí se pagaban muy bien los concursos, se pagaba bastante dinero y necesitaban cantaores buenos, que yo estoy de acuerdo que vinieran de allí, pero siempre los mismos no. A la mañana siguiente nos invitaron a almorzar a las bodegas Los Llanos para ir a cantar el primer premio y el segundo y antes de ir me fui a Radio Valdepeñas y una chica que me estaba haciendo una interviú, como tú me estás haciendo ahora me dice: ¿Usted que opina de lo de anoche? Y yo le dije, y si es mentira que Dios me quite la salud. Yo lo vi bien. ¿Pero tanto tiempo para deliberar medio punto? Y es que yo puedo ser buen artista para el público y no soy bueno para el jurado, y es verdad, yo lo reconozco.

Siempre ha tenido el cariño del público, ¿No?

  Siempre, siempre, sino como iba yo a durar tres años en una revista con la gente que cantaba y 17 años en un tablao flamenco, que por allí han pasado un montón de cantaores más buenos que yo, pero yo hago otras cosas.

¿Qué consejo le daría usted a los que empiezan en esto del cante?

   El consejo que les doy es que si se dedican al cante, que si tienen afición que sigan, aunque hoy el flamenco está muy difícil, por que a todos nos gusta dedicarnos y hoy se canta muy bien. Antiguamente no teníamos ni tantas cosas para escuchar como hoy que puedes coger cosas de uno y de otro y si eres bueno y te gusta. Pero yo como empecé con una línea y me ha ido bien y si tengo que hacer una seguiriya, pues no seré Antonio Mairena cantando por seguiriyas pero la gente me las aplaude. Y el artista que quiere ser artista le tiene que gustar a la gente y no a cuatro que están haciendo de jurado, porque luego cuando vayas a cantar a algún sitio estoy seguro que éstos no van a ir ninguno. Que no lo recrimino ni muchísimo menos, ya me guardaré yo, pero claro, tienen que estar.

¿Que va a cantar hoy Manolo?

   Haré cosas mias de las que yo hago livianas, y a lo mejor canto por seguiriyas lo que pasa es que mi voz no es la Manolo Caracol yo tengo una voz muy liviana y de facultades, no se como estaré.


Enlace al homenaje a Manolo del Río en la Peña Juan de Arcos de Badalona


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada